anticonceptivos
Bienestar, Salud, Sexualidad

Anticonceptivos de emergencia

La famosa píldora del día siguiente resulto más vendida que famosa.La lucha social en países con gran influencia religiosa, generó debates acalorados; sin embargo, la ciencia solo expuso sus riesgos y beneficios. La anticoncepción o la búsqueda intencionada de evitar un embarazo, es tan vieja como las mismas prácticas sexuales.

Lo cierto es que quienes ponen más de su parte en esta lucha anticonceptiva son las mujeres.

De cada cien personas que usan métodos anticonceptivos, noventa son mujeres y solo diez son hombres que se atreven a usarlos. Desde los egipcios, el preservativo,era tan rudimentario como dolorosa la relación coital,era la mejor evidencia de evitar un embarazo.

La Biblia refiere a una persona cuyo nombre era Onán, mismo que prefería “verter en tierra” para evitar un embarazo. Por eso, en la actualidad le llaman onanismo a la práctica de eyacular fuera de la vagina después de tener un encuentro coital.

Desde Onán y los egipcios,hasta la anticoncepción de emergencia pasando por el descubrimiento de la década de los cincuentas en el siglo veinte,que fue ni más ni menos que la píldora anticonceptiva;tanto hombres como mujeres han privilegiado el placer postergando y eventualmente eliminando la concepción o reproducción.

A diferencia de los irracionales, los humanos son la única especie que se erotiza; es decir, que busca placer en sus relaciones sexuales.

El erotismo es una potencialidad humana cuyo objetivo es el placer. Precisamente, en búsqueda del placer a veces lo que encuentran las parejas es un embarazo no deseado. Para disminuir este riesgo previsible, la ciencia encontró la manera de evitar que la mujer ovule, es decir, evitar que este fértil al momento de la relación sexual; y así, puedan los humanos darle rienda suelta a las mieles del placer erótico.

Como las relaciones sexuales no siempre son planeadas ni con la misma pareja, existe el riesgo de que un encuentro sexual se vuelva placentero en su momento y tormentoso al día siguiente, o cuando la mujer se descubre embarazada.

Para todas estas eventualidades, la industria farmacéutica diseñó un producto anticonceptivo que se llama “anticoncepción de emergencia” mejor conocida como la píldora del día siguiente. Muchas mujeres abusan del anticonceptivo, no necesitan este (en la práctica), su costo es relativamente barato y nadie supervisa su utilización.

Basta llegar a una farmacia, pedir la píldora del día siguiente, pagarla y tomársela. Lo esperado es que la pastilla evite el embarazo y estimule la menstruación. Pero ¿Qué pasa con aquellas mujeres que se toman la pastilla ya que están embarazadas? O aquellas que se la toman sin necesitarla, es decir mujeres que la usan como si fuera una pastilla para refrescar el aliento. En la actualidad muchas mujeres jóvenes y algunas adolescentes, viven una serie de cambios hormonales que van desde el sangrado excesivo, la menstruación irregular hasta los problemas ováricos serios que pueden llegar a la infertilidad, por administrase un medicamento sin estar indicado.

Todavía falta la discusión de si es o no abortiva dicha pastilla; al margen de discusiones con fondo ideológico, la verdad es que el abuso de la anticoncepción de emergencia ha generado conflictos serios en la salud mental y física de muchas mujeres, que lo único que les hace falta es tener información científica.

Por David Uriarte Gastélum
Médico Sexólogo, Psicólogo Clínico y Psicoterapeuta
(cienciasex@yahoo.com)

About the author

Relative Posts

Leave a Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.