Donald Trump
Bienestar, Comunidad, Más...

El efecto de las palabras

El efecto de las palabras

“Las palabras forman los cimientos sobre los cuales se construyen nuestras experiencias. Dedicarles atención, significa comenzar a transformar nuestra vida.”
Louis Hay

Las palabras son el arma más poderosa del hombre porque delata lo que hay en su interior, construyen irremisiblemente su futuro y lo adhieren a otros que consideran que esas palabras los representan. Es a través de las palabras que el hombre conecta con otros que piensan igual a él y construye puentes o lazos hacia objetivos comunes.

El peso de cada palabra es proporcional a su efecto, con una palabra se puede “matar” el alma de otro ser humano, o se puede motivar, alentar y dar esperanza.

Hoy el mundo está viviendo el efecto de las palabras proferidas, provenientes de sus líderes y guías, aunque no nos guste, la semilla sembrada del odio está retoñando.

Como en los eventos más crudos de la historia (de la cual deberíamos haber aprendido), liderazgos endebles sostenidos por el temor y a la fuerza, están llevando a naciones enteras hacia la destrucción debido al peso específico de las palabras, desde Siria y Afganistán, hasta Venezuela y Estados Unidos en nuestro continente.

Lo que vimos en Virginia Estados Unidos, donde supremacistas blancos atacaron a manifestantes por la paz y la integración, no es sino una manifestación del efecto y el poder de las palabras; el discurso del odio, rechazo y fascinación por la supremacía está cobrando sus primeras víctimas y recordemos que el arma que envenenó e inundó el ambiente de violencia y de racismo, no fue otra que la palabra.

Los efectos inmisericordes de los supremacistas en Estados Unidos, se han dejado sentir y como en sus años dorados están mostrando que son más los que se han apegado a la cultura del odio, inoculado a través de los labios de su líder nacional Donald Trump, este mandatario, ha logrado despertar con sus palabras, el odio racial ascendrado por años y ha logrado reunir a los miembros más xenófobos y activos de los supremacistas desde 1920, cuando el Ku Klux Klan contaba con cerca de 5 millones de miembros registrados.

Trump (por razones políticamente correctas) ha tenido que desalentar a los seguidores radicales de su país, sin embargo, el peso de sus palabras y el efecto multiplicado de las mismas dificilmente podrán oponerse a los frutos de su transgresión a la libertad.

About the author

Relative Posts

Leave a Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.