la lástima en la pareja
Bienestar, Familia, Sexualidad

La pareja y la cultura de la lástima

El origen de la pareja está relacionado con las circunstancias específicas de su contexto. La influencia religiosa sigue promoviendo el matrimonio con base en el amor, como si este fuera el elemento salvador de los fracasos matrimoniales. Actualmente el matrimonio es una institución estacionada en su crecimiento y su credibilidad como la mejor forma de acceder a la familia. Desde los hombres y mujeres cuya decisión es permanecer en soltería y no ejercer una sexualidad reproductiva, hasta aquellos fanáticos del matrimonio y los hijos, todos invariablemente son producto de una pareja y una relación sexual; pero no necesariamente de un contrato matrimonial o de una familia funcional.

Hay parejas que viven por amor, otras por interés, otras por necesidad, por miedo, por pretextos, por enfermedad y también las hay que viven por lástima. Cuando la mujer, enamorada o no,inicia a temprana edad su vida en pareja, generalmente entrega
todo o casi todo a su relación.

Entrega su juventud, sus mejores fuerzas y esfuerzos, su maternidad y su disposición a vivir “hasta que la muerte los separe”. La realidad de muchas parejas se sustenta en la lástima que el hombre o la mujer siente por su pareja. Lástima derivada del reconocimiento al empeño o sacrificio hecho por la pareja, lástima que mantiene unida a la pareja en un maratón de tiempo, sufrimiento e indecisión.

En el caso de la lástima que siente el hombre por su pareja, esta es adornada con calificativos como, “es una gran mujer”, “es buena madre”, “es buena esposa”, “me entregó todo”, “en los momentos difíciles siempre ha estado presente”, “es muy trabajadora”, pero…El pero en una relación por lastima siempre es la ausencia de
afecto, la disminución del deseo sexual, o la presencia de otra persona.

Hay que aclarar que tanto la disminución del afecto o del deseo sexual, poco tiene que ver con la persona afectada; es decir,la pareja relegada puede estar incluso en mejores condiciones de respuesta sexual o físicas que la persona por la que es sustituida.

La característica de la relación por lástima, es que la pareja se mantiene unida a pesar de la ausencia del afecto o a pesar de que exista otra persona de por medio. Son muchas las mujeres que viven en este esquema de relación. Mujeres que ya no logran excitar a su pareja, no logran despertarle el deseo sexual, no son requeridas como antes para tener relaciones sexuales, reciben un trato de indiferencia como pareja, e incluso pueden vivir como buenos amigos, sin pleitos pero con un alejamiento erótico sexual y eventualmente
afectivo.

Cuando el hombre o la mujer, según sea el caso, decide ser honesto y decirle la verdad a su pareja, generalmente no pasa nada,aunque en algunos casos se deciden por la separación social, ya que de hecho siempre habían estado separados. La crisis no se hace esperar, los reclamos tampoco.

Generalmente el reclamo de la mujer es en forma de pregunta: ¿Por qué? La verdad es que cuando el amor se va, se va; aunque la persona vacía de afecto, se quede. Puede suceder que el afecto esté presente, pero compartido con otra persona generalmente más joven.

La pregunta vuelve a ser la misma: ¿Por qué? Independientemente de las causas que puedan originar la extinción del afecto o la presencia de otra persona, lo cierto es que sucede. También es cierto que la defensa más socorrida ante estos fenómenos se llama lástima o culpa. Ni la lástima ni la culpa resuelven el problema.

A la persona que deja de querer a otra, o aquella que comparte sus afectos y su erotismo con otra teniendo previamente un compromiso,se le puede reprimir, culpar o dejar; pero no se le puede exigir la exclusividad del afecto o de su erotismo; esta es una decisión personal que surge de las profundidades de sus conflictos y sus emociones. Mantener una relación de pareja por lástima, es parte de la deshonestidad de muchos; saber que mi pareja vive conmigo por lástima, es parte de la enfermedad cultural que se llama dependencia y auto devaluación.

Por David Uriarte Gastélum
Médico Sexólogo, Psicólogo Clínico y Psicoterapeuta
(cienciasex@yahoo.com)

About the author

Relative Posts

Leave a Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.