sábado, abril 20, 2024

Neuropolítica

Inicio Neuropolítica

Intoxicación informativa

Por David Uriarte / Las noticias son productos que envejecen en el anaquel del tiempo rápidamente, las excepciones son aquellas que trascienden en el tiempo...

Sociedad quejumbrosa

Por David Uriarte / Las expresiones de la sociedad ante la realidad que vive y siente es diversa, la sociedad aprende a expresar satisfacciones e...

¿Cómo es que gana MORENA?

Por David Uriarte /  Pase lo que pase, y pese a lo que pasa, el régimen político encabezado por MORENA mantendrá su presencia social por...

Lenguaje no verbal en el debate

Por David Uriarte / El lenguaje no verbal, emana de la más profunda condición humana cuya válvula de escape se llama inconsciente, ahí se anidan...

Debate eclipsado

Por David Uriarte / Las expectativas de la sociedad en relación al primer debate rumbo a la Presidencia, son suficientemente bajas como para superar las...

Rebatinga electoral

Por David Uriarte / Los candidatos y candidatas que van por las presidencias municipales y las diputaciones locales, serán las que realmente hagan ruido, las...

Inteligencia política

Por David Uriarte / Hay mucha inteligencia dispersa entre los y las aspirantes a ocupar puestos de gobierno y de representación tanto locales como nacionales. Escuché...

Campañas desangeladas

Por David Uriarte / Por supuesto que no se puede generalizar, sin embargo, la motivación social por conocer las propuestas (si es que existen) de...

No vale nada la vida…

Por David Uriarte / El cantautor José Alfredo Jiménez se adelantó a su tiempo con el tema musical, “Camino de Guanajuato”... No vale nada la...

El tiempo no se detiene

Por David Uriarte / La vida es una cosa y el tiempo otra, la vida es individual y el tiempo colectivo, la vida es tuya...

Últimas Publicaciones

¡Día 50 de travesía cívica! Imelda Castro y Enrique Inzunza recorren...

”En Mocorito sabemos que a Enrique Inzunza no le hace callo el huarache”, Jessy Martínez ”El Plan C es votar cinco de cinco por Morena”,...

El precio del desespero