Por David Uriarte /

A 73 días del primer aniversario del “jueves negro” en Culiacán, el presidente López Obrador llega a Sinaloa con una agenda pública, y otra oculta. La seguridad nacional es prioridad en las políticas públicas de un régimen de gobierno democrático, por lo tanto, hay mucha información sensible que el pueblo “sabio” desconoce.

Una cosa es la seguridad nacional y otra la seguridad pública, mientras en la primera el termino soberanía va implícito, en la segunda, la vida e integridad física de las personas es lo que se afecta y en consecuencia se protege.

Todos los temas de la agenda pública y la agenda oculta tienen que ver con las políticas públicas y las políticas partidistas, la diferencia son los intereses. Hay intereses personales, representativos, públicos, privados, partidistas, económicos, nacionales, extranjeros, religiosos, en fin… los intereses personales o de grupo siempre estarán en todas las agendas del servicio y las políticas públicas.

El desfile de personas interesadas en ver o manifestar sus emociones hechas conductas al presidente de México, ya se está alineando, desde los curiosos hasta los actores inherentes al desarrollo de la gira presidencial, lo cierto es que habrá tres temas medulares envueltos en el discurso de la política pública: seguridad, economía, y salud.

Una cosa serán los números y las estadísticas de los temas prioritarios en Sinaloa, y otra cosa será la estrategia de seguridad y protección al primer mandatario mexicano, los reducidos caminos para lograr contactar físicamente al Presidente a pesar de ser o pertenecer a su partido o movimiento como él dice, será evidente. Incluso, senadores y diputados federales sinaloenses tendrán que apuntalarse muy bien con los de logística presidencial para permear los cercos de seguridad, y los inconformes tendrán que conformarse con su participación a larga distancia.

Las reuniones privadas serán las importantes, y los aprontados buscadores de la foto también, como dice Julio Cesar Chávez —hay tiro—, entre los que dicen ser amigos del Presidente y que aspiran a diferentes puestos que se definirán en las urnas el 2021.